La Rioja

En Diciembre 2006 nos escapamos a La Rioja cuatro días. Queríamos conocer la provincia y visitar alguna bodega.



Logroño:

Nos quedamos en Logroño y desde allí nos movimos. Buscamos hoteles por internet, no nos convencían mucho porque daban la impresión de ser un poco viejinos, pero nos decidimos por el Hotel Marqués de Vallejo. Os lo recomendamos, está muy céntrico, en una zona peatonal cerca de la Calle del Laurel (zona de vinos y tapas), es chiquitín y muy tranquilo. No tiene parking, pero como está céntrico hay varios muy cerca.


Desde Logroño nos desplazamos hasta Ezcarai. En Santo Domingo de la Calzada hicimos otra parada para visitar la catedral y comer en El Rincón de Emilio. Por la tarde fuimos a San Millán de la cogolla. Allí se encuentran el Monasterio de Suso (arriba) y el Monasterio de Yuso (abajo). Hay que reservar la visita, sobre todo en el de Suso, ya que por cuestiones de conservación, tiene el número de visitantes limitado.

Estella:
Uno de los días lo dedicamos a conocer Estella (Navarra), fue capital del reino de Navarra en el siglo XII y es una etapa importante del Camino de Santiago. Posee monumentos de gran valor como la Iglesia de San Miguel, Nuestra Señora del Puy, San Pedro de la Rúa, la Iglesia del Santo Sepulcro y el Palacio de los Reyes de Navarra.






Bodegas:

Hay que solicitar cita previa para visitar las bodegas. Nosotros visitamos estas cuatro:

Bodegas Juan Alcorta (Logroño, La Rioja). Fue la bodega que más nos gustó, está totalmente integrada en el paisaje, porque ha sido soterrada y sólo queda en la superficie la entrada, con la tienda y la zona de recepción. La bodega está totalmente automatizada, es muy moderna, pero respeta el proceso natural de producción. Impresiona la nave de crianza, porque es una de las más grandes que existen en la Rioja.

Bodegas Ysios (El Ciego, Álava). Impresiona desde lejos, lo diseñó Calatrava. Está totalmente integrado en el paisaje, es una maravilla.


Bodegas Marqués de Riscal (El Ciego, Álava). Excepto el hotel de Frank O.Ghery que es impresionante, el resto nos decepcionó un poco. La bodega en sí, para nosotros, el único interés que tuvo fue visitar la parte vieja. En el cementerio conservan botellas de principios de siglo. Pero después de haber visitado otras bodegas, la parte moderna nos defraudó, por sus instalaciones y por su proceso. Por supuesto que no te dejan ni acercarte al hotel si sólo vas a visitar la bodega. Está plagado de guardias de seguridad que se ocupan de ello.

Bodega Museo Dinastía Vivanco (Briones, La Rioja). Si no tienes mucho tiempo o muchas ganas de visitar bodegas, consideramos ésta como un buen ejemplo. La visita a la bodega está muy bien organizada y además de ofrecerte vino (como en todas) te enseñan cosillas prácticas con una mini-cata. Además tiene un museo muy extenso sobre todas las cuestiones que rodean al vino y a la uva.

En Briones comimos en Los Calaos de Briones, es un hotel rural y restaurante. Los comedores son muy agradables, son bodegas del siglo XVII.

1 comentario:

juan llames dijo...

QUE GUAPO, ESTA GENIAL,las fotos son muy chulas y la informacion que das esta muy bien.vaya como te lo curras, lo de poner fotos a la derecha, creo que tiene que ver con la plantilla que utilizo, puesto que simplemente es añadir objeto a la pagina y me permite al derecha de las entradas y al final de las entradas.Voy tener que dejate que me recompongas mi blog.