Burgos



Burgos es una ciudad a la que nos une un gran cariño y a la que siempre nos gusta regresar. 
 
 
Su monumento más emblemático sin duda es la Catedral de Santa María, declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1984, es uno de los primeros templos góticos de España. Sin duda merece una visita, impresionantes las capillas de Santa Ana y los Condestables. Sin desmerecer al cimborrio y la Escalera Dorada. A las horas en punto hay que acudir a ver al Papamoscas, famoso reloj con autómata que abre y cierra la boca al tiempo que suenan las campanadas.
 

Limitando la plaza de la Catedral (plaza del Rey San Fernando) se encuentra el Arco de Santa María, se trata de una puerta de la antigua muralla, que se ornamento con ocasión de la visita del rey Carlos V a la ciudad. En su interior alberga varias salas de exposiciones, se puede acceder de manera gratuita y disfrutar de unas vistas maravillosas de la catedral desde sus ventanas emplomadas.



Por detrás de la catedral y a través de calles empinadas y varios tramos de escaleras, se asciende al castillo. La pequeña fortaleza fue levantada durante el reinado de Alfonso III, en 884, año de la fundación de la ciudad. Se convirtió en gran alcázar Real, lugar de prisión, y lugar de alojamiento para notables huéspedes. En 1813 los soldados de Napoleón lo volaron antes de abandonar la ciudad. En verano se pueden realizar visitas guiadas teatralizadas, muy recomendables cuando se viaja con niños. 


Sin duda la Plaza Mayor es el centro neurálgico de la ciudad, se trata de una gran plaza donde podemos admirar el Ayuntamiento del siglo XVII y edificios centenarios con fachadas porticadas y comercios tradicionales.



El Palacio de los Condestables de Castilla, o la Casa del Cordón como se la conoce coloquialmente, se trata de un edificio gótico del siglo XV en cuyo interior ocurrieron hechos históricos tan relevantes como la muerte de Felipe el Hermoso o la recepción de los Reyes Católicos a Colón tras su segundo viaje a América. Actualmente es la sede de la Caja de Burgos, por lo que en las horas en las que está abierto el banco se puede pasar a ver el antiguo patio porticado.

Museo de la Evolución Humana (MEH) está situado en el Paseo de la Sierra de Atapuerca, junto al río Arlanzón. Es un conjunto de tres edificios diseñados por el arquitecto Juan Navarro Baldeweg, que incluyen el propio MEH, el Forum Evolución (Auditorio y Palacio de Congresos) y CENIEH (Centro Nacional de Investigación sobre la Evolución Humana). Es uno de los museos más visitados en Castilla y León. El MEH alberga los restos arqueológicos procedentes de los yacimientos de la Sierra de Atapuerca. 



Para nuestro gusto, hay dos formas de comer en Burgos, una: perderse en la Calle de los Herreros picando de bar en bar, probando los distintos tipos de pinchos. Unos más clásicos como el Mesón de los Herreros o el Casa Pancho, otros más modernos como la Quinta del Monje. Muy ricas las gildas y los capataces del Orfeón. La otra opción cosiste en comer un típico asado de lechazo en horno de leña. Probablemente el sitio más típico y famoso para comerlo se trata del Casa Ojeda. Pero a nosotros nos gusta mucho el Asador Azofra a las afueras de la ciudad junto a la facultad de derecho. 

Si se dispone de algo más de tiempo son muy recomendables varias excursiones y visitas a los alrededores de la ciudad. Como por ejemplo la visita al Monasterio de las Huelgas Reales, la Cartuja de Miraflores y los yacimientos de la Sierra de Atapuerca.  

A las afueras de la ciudad en dirección a León encontramos el Monasteriode las Huelgas Reales  Fue construido en los siglos XII-XIII por orden de Alfonso VIII y su esposa Leonor Plantagenet (hermana del famoso Ricardo Corazón de Leon), fue panteón real y lugar de retiro espiritual de las damas de la nobleza de la época. La abadesa era un miembro de la Casa Real. Fueron muchos los privilegios que obtuvo este monasterio llegando incluso a depender directamente del Papa, de tal forma que la abadesa estaba por encima del propio obispo de Burgos. Arquitectónicamente responde al arte románico pero con fuertes influencias mudéjares. Os recomendamos contratar la visita guiada, que dura aproximadamente 1 hora. 

La Cartuja de Miraflores  se trata de un monasterio de la Orden de los Cartujos a unos 3 km del centro. Su origen se remonta al siglo XV cuando el Rey Juan II de Castilla donó un pabellón de caza a los monjes para convertirlo en monasterio. El antiguo pabellón sufrió un incendio que lo destruyó por completo y se construyó el actual edificio, joya del gótico tardío.

Yacimientos de la Sierra de Atapuerca se encuentran a 17 km de la ciudad. Se llega al centro de recepción de visitantes, y desde allí en sus autobuses se accede a los yacimientos. Atapuerca es uno de los yacimientos más importantes del mundo, ya que en ellos se han encontrado fósiles de hasta 5 especies distintas. Estos fósiles han llevado a replantearse la evolución humana, aportando datos a nuestro “árbol familiar”. Para visitar los yacimientos es necesaria la reserva de cita previa. 


Una buena opción a la hora de buscar alojamiento en la ciudad/provincia de Burgos es la web del patrocinador de este post: Hundredrooms.

No hay comentarios: